Prosalus es una ONGD que trabaja desde 1985 por la promoción de la salud en Bolivia, Perú y Mozambique. Partimos de la convicción de que cualquier persona, por el hecho de serlo e independientemente de su raza, credo, sexo, nacionalidad, lugar de residencia, estado civil o cualquier otra circunstancia, tiene un conjunto de derechos que son universales, inviolables e inalienables, entre los que se encuentran el derecho humano a la salud, a la alimentación y al agua.



16 nov. 2010

Celebramos los 25 años de Prosalus con Charly & The Coconuts

Estamos muy cerca de cumplir los 25 años de Prosalus y queremos compartir contigo este momento. Por eso os invitamos al concierto de “Charly & The Coconuts”, que tendrá lugar en la Sala Caravan, el jueves 25 de noviembre, a partir de las 22:30.

El 40% de lo recaudado irá destinado a uno de nuestros proyectos en Perú, de prevención del VIH/SIDA, que ejecutamos junto con nuestro socio local Radio Marañón.

Charly & The Coconuts paladean y repasan, en un repertorio pegadizo, clásicos del pop-rock nacional e internacional. Leyendas de la música como The Beatles, Rolling Stones, Van Morrison, Bob Dylan, Bob Marley, The Police, Pink Floyd... y referencias nacionales como Los Rodríguez, Los Ronaldos, Rosendo, Tequila, Antonio Vega, Sabina, Kiko Veneno, Hombres G, La Frontera, Burning y muchos más.

Ha sido un cuarto de siglo cargado de trabajo, deseos, ilusiones y esperanza en construir un mundo más justo. Lo logrado hasta ahora no hubiera sido posible sin vuestra colaboración ¡Muchísimas gracias por vuestro apoyo!

Os esperamos en el concierto! Pasa la voz!!

Jueves, 25 de noviembre, 22:30
Entrada 12€ (incluye consumición y donativo)
C/General Martínez Campos, 17
Metro Iglesia

8 nov. 2010

Visita de campo con ESTAMOS

Emmanuel Decordier, desde Mozambique

Esta mañana empecé mi visita de campo junto al equipo de nuestro socio local, ESTAMOS. Una vez más mi retina se queda perpleja al ver las casitas de paja, los niños semidesnudos gritándome desde lejos “¡Blanco, blanco!” y cómo algunos rompen a llorar al ver el color lechoso de mi piel.

Paseo mi mirada a través del cristal del todoterreno, en una mañana calurosa. En todas partes están sentadas o pilando el trigo las mujeres, vestidas con capulanas, esas telas que rivalizan en colores, como para desafiar la dureza extrema de las condiciones de vida que les ha tocado vivir.

Durante la visita puedo ver las nuevas letrinas y las casas mejoradas para los enfermos de SIDA o para aquellos que viven en situación vulnerable. Visitamos tres pacientes, todas mujeres. La más joven apenas cumple los 15 años y todas me reciben con la humildad y el buen humor que les caracteriza. Una de ellas es una señora que se ha incorporado al programa de cuidados domiciliarios hace ya 2 años. Me dice que está muy contenta desde su acogida en el programa, ya que su marido y su familia la abandonaron a causa de la enfermedad. Me recibe en su hogar, una chocita sin techo, con una preciosa e infinita sonrisa.

Otra dura y bonita lección de vida…

2 nov. 2010

Sócota: saliendo del aislamiento

Maricruz Martín, desde Perú

Nos lo han dicho y lo hemos comprobado. A Sócota, en la provincia de Cutervo, en medio de los Andes, no llega la línea telefónica, ni las ayudas para las carreteras, ni otros servicios básicos. Parece que se han olvidado de ellos. Tampoco llega el agua a las comunidades del Guineamayo, microcuenca en la que Prosalus lleva cuatro años trabajando con ESCAES.

Pero este aislamiento no ha impedido que la gente trabaje para mejorar sus condiciones de vida. Gracias a ESCAES –dice la gente en la comunidad de Santa Elena o Quictualle– se han dado cuenta de que pueden mejorar. La profesionalidad del equipo de ESCAES, su trabajo y, sobre todo, la cercanía y el cariño y respeto con el que se acercan a estas comunidades, están consiguiendo que Sócota salga de su aislamiento.

Pero esto no sería posible sin el esfuerzo y trabajo de todas y cada una de las personas de estas comunidades campesinas, porque ellas y ellos son los protagonistas. El trabajo agrícola comunitario o mingas, los comités de promotoras y promotores, las capacitaciones y la formación para tener agua en sus casas, la cria de ganado, la mejora de viviendas y el trabajo para incidir en los presupuestos municipales, han llamado la atención de políticos y autoridades para, todos juntos, luchar contra la pobreza y por el respeto de los derechos humanos.

Ha sido bonito ver cómo este proyecto en la microcuenca del Guineamayo está cambiando las comunidades. Pero desde ESCAES nos cuentan que también las comunidades les han cambiado a ellos, como equipo y como proyecto. Han aprendido mucho del trabajo de esta gente. Ahora, los caminos difíciles para acceder a las comunidades ya no son un obstáculo, sino oportunidades para un trabajo conjunto por la dignidad de mujeres y hombres en su empeño por salir del aislamiento.